El estar frente a un auditorio es algo que causa miedo, nerviosismo y estrés a la mayoría de personas o nos lo ha causado en algún momento de nuestras vidas.  Todos pasamos por ese sentimiento de qué pasará si olvido lo que tengo que decir, me preguntan algo que no se ó incluso si me confundo al hablar, sin embargo estos son miedos que cualquier ser humano puede tener.

Generalmente el miedo se debe a que no estamos acostumbrados a hablar en público y esta situación hace que dudemos de nuestra capacidad de presentar un discurso exitoso ante un auditorio numeroso.

A continuación te brindamos tres pasos que te ayudarán a preparar un discurso y eliminar el miedo escénico que este nos puede llegar a provocar.

1. Preparación:

Un orador profesional siempre sabrá la secuencia de ideas que está presentando y no lo deja al azar. Al hablar de preparación debes tomar en cuenta duración, contenido y a quienes está dirigido tu discurso.

El tiempo que tienes asignado para tu discurso es muy importante de controlar, pues terminar muy rápido o pasarse del tiempo establecido es algo que se debe evitar, da la impresión de que no se cumplió con este primer paso. Puedes dejar previsto un espacio para preguntas o dudas que puedan tener los participantes si lo consideras necesario.

Organiza tus ideas tratando de presentarlas en una secuencia lógica y que a la vez sea fácil para los oyentes poder llevar la secuencia del tema y que vayan llegando a la conclusión junto contigo.

Siempre ten presente a qué personas va dirigido tu discurso, ¿ya conocen del tema? ¿Es un tema nuevo para ellos y tú eres el experto? Ó quizá ¿presentarás logros en algún proyecto que realizaste?  Es importante tener claro el rol que juegas como presentador para saber que nivel de detalle debes dar, que información incluir y no enfocarse en aspectos que no sean necesarios.

2. Seguridad:

Para dar un discurso debes tener toda la información sobre el tema.  Investiga ampliamente y resuelve todas las dudas que tengas. Esto no significa que utilizarás toda la información, pero te servirá en caso algún participante tenga una duda puntual, adicionalmente te sentirás más tranquilo al hablar.

Una buena práctica es que pienses en las dudas que podrían presentar los participantes y preparar las respuestas para resolver en caso de que surjan, también puedes evaluar si es algo que no está incluido en tu discurso y si es muy importante puedes agregarlo.

Siempre recuerda que si te piden que des un discurso o te invitan a darlo es porque has ganado el derecho de hablar del tema, esto puede ser a causa de tu experiencia, tus estudios o tus logros.

3. Práctica:

Repasar el discurso es muy importante para poder controlar el tiempo. Puedes preparar un resumen de cierre en caso tengas tiempo de más. Ten presente que un discurso no se aprende de forma literal, palabra a palabra, este debe fluir a través de una guía u orden previamente definido en que tú vayas exponiendo todos los puntos que definiste.

Te recomendamos platicar del tema con amigos o familiares, no es necesario que les digas que estas preparando un discurso, pero esto te ayudará a ver que tanto dominas el tema, identificar áreas que debes reforzar y conocer las opiniones de otras personas.  

Como última recomendación te invitamos a prepararte al éxito, el principal convencido de poder lograr lo que se propone es la persona misma, sé entusiasta y transmite esa energía positiva a la audiencia.  ¡La confianza es la clave!

   
   

Cursos del Mes Grupo Centra
   

Articulo Quincenal Grupo Centra
   

Contáctenos

(502) 2369-0585 (502) 2369-0813