imagen-manejo-defencivo

Muchas veces nos subimos al volante y no tomamos conciencia de la responsabilidad que implica la conducción, así como todos los peligros que podemos encontrar en el camino. Uno de los aspectos más relevantes al momento de manejar es poder identificar el tipo de vía por la que nos conducimos.

Se debe tomar en cuenta que dada la topografía de nuestro país encontraremos un sin número de carreteras con diferentes características, ya sean autopistas o caminos rurales, con rutas estrechas, pendientes pronunciadas o curvas continuas; cada una de ellas nos muestra sus propios riesgos. A continuación se mencionan algunas generalidades y recomendaciones para el momento de conducir cuesta arriba.

Pendientes ascendentes:

Se le llama así a las secciones de carretera en las que el vehículo se dirige en dirección a la cima de la colina o montaña en la que se conduce. Algunos aspectos a considerar al momento de manejar en esta dirección son los siguientes:

  • Recuerde que su vehículo no solo mueve su propio peso y la carga que transporta, adicionalmente va contra la fuerza de gravedad que tratará de jalarlo hacia abajo, lo que demanda mayor esfuerzo del motor para que usted mantenga una velocidad adecuada.
  • Ir hacia arriba hace que todo funcione con mayor esfuerzo. Las temperaturas pueden subir un poco, pero si suben por encima del límite recomendado por el fabricante se deberá hacer un cambio a una velocidad más baja para que todo continúe funcionando de forma correcta.
  • Al quitar el pie del acelerador mientras se conduce en ascenso, el vehículo disminuye su velocidad rápidamente, lo que obligara a hacer cambios a velocidades más bajas. Tome en cuenta que hacer cambios en una cuesta es diferente a ejecutarlos en plano.
  • El tipo de vehículo que se conduce determinará la respuesta que brinde en la subida. No es lo mismo conducir un vehículo liviano a conducir transporte pesado, ya que el peso y el espacio requerido para maniobrar en cada uno de estos varía.

Otro tema importante a considerar es la existencia de condiciones adversas durante la conducción, las cuales varían en cuanto a la región, clima, temperatura, la hora y otros vehículos que conducen por la carretera. Estos factores incrementan el riesgo y es de vital importancia prestarles atención y adoptar medidas que nos permitan conducir de forma segura.

Recomendaciones:

  • Investigue cómo es la ruta por la que transitará.
  • Revise constantemente la temperatura de su vehículo.
  • Asegúrese de realizar los cambios de velocidad en la caja de forma adecuada y antes de llegar a un punto crítico de la pendiente.
  • Siempre obedezca las señales de tránsito.
  • Facilite ser rebasado.
  • Utilice correctamente el vehículo, un sobrepeso puede representar peligro.
  • Siempre piense qué encontrará al finalizar el ascenso.

Tenga presente que hay ascensos con distintos grados de pendientes siendo los más pronunciados y constantes los que generan mayor complicación para el desempeño del vehículo y su conductor.

Estimado conductor recuerde que durante la conducción, su vida, la de los demás y el patrimonio propio y de terceros están en riego constante, por lo que le recomendamos ser prudente y respetar a los demás. Siempre hay alguien que espera su regreso a casa.

Para más información acerca de este tema, favor ver ESTE CURSO.

   
   

Cursos del Mes Grupo Centra
   

Articulo Quincenal Grupo Centra
   

Contáctenos

(502) 2369-0585 (502) 2369-0813