En muchas ocasiones nos encontramos con que los resultados de nuestro equipo de trabajo no son los esperados, no se cumplieron las metas y objetivos establecidos ó probablemente no se llego al resultado que nosotros teníamos en mente.

Uno de los aspectos clave en este tema es la comunicación, pues dependiendo de qué tan involucrados estemos en las tareas de nuestros miembros de equipo el empuje, dirección y comentarios que podamos darles en el desarrollo de las mismas y lograr así obtener buenos resultados. La pregunta es ¿De qué forma decir las cosas cuando deben mejorar o cambiar algo y no obtener represalias negativas, es más lograr mejoras en el desempeño del colaborador? A continuación algunos puntos importantes a tomar en cuenta.

Guía para la retroalimentación:

Por una mejora dos aspectos positivos. Siempre que digas a alguien un área de mejora lo debes acompañar de dos aspectos positivos que puedas resaltar del trabajo que ha realizado. A todos nos gusta escuchar cosas buenas.

Es muy importante que no digas una lista de mejoras, te debes concentrar solo en una y posteriormente ir atacando el resto. De esta forma se logrará obtener resultados positivos y a la vez el trabajador no se sentirá atacado, esto permitirá mayores esfuerzos de su parte.

Aspectos a tomar en cuenta:

1. Siempre usar el nombre de la persona, esto permitirá un trato personalizado y el colaborador lo apreciará.

2. Míralo a los ojos, es la mejor muestra de sinceridad y aprecio.

3. Ofrecer una mejora, debes ser muy específico al hacerlo y poder definir cuando o en qué situación lo identificaste. Es importante concentrarse en la situación y no en la persona.

4. Deja espacio para la mejora, pregunta ¿cómo mejoraría la situación? Cuando las soluciones vienen de las personas y no las damos hay mayor compromiso en cumplirlas.

5. Los aspectos positivos que resaltes también deben estar previamente identificados, pues para que sean significativos deben demostrar que te das cuenta de las cosas buenas y demuestras tu interés.

6. Da seguimiento, identifica qué esfuerzos y logros ha tenido desde la retroalimentación y hazle saber tu interés.

Cuando damos retroalimentación debemos darle importancia a la persona, esto significa dejar por un lado lo que estamos haciendo, enfocarnos en la reunión y no atender correos, llamadas ó interrupciones.

¿Cómo vencer la resistencia?

Debemos estar conscientes que no todos reciben la retroalimentación fácilmente, para muchos es difícil aceptar que hay mejoras que deben realizar.

Antes de iniciar es requisito ganarse la confianza de los demás y este no es trabajo de unos minutos, es el resultado de nuestro interés diario y sincero por nuestro equipo de trabajo. Estos nos ayuda a conocer mejor a las personas y saber de qué forma dar una mejora que sea bien recibida.

Si tenemos el caso de personas muy cerradas no debemos ir "directo al grano" tenemos que ir hablando de situaciones que ejemplifiquen el área de mejora; esto nos permitirá ir paso a paso discutiendo cómo se pudo mejorar el resultado o actitud lentamente logrando que la persona se abra y tome una actitud positiva.

Debes recordar que el objetivo principal de la retroalimentación es lograr una mejora en las personas, no se debe confundir un momento de retroalimentación con una llamada de atención, ambas deben darse en distintas situaciones. Si es necesario llamar la atención, debes dar tiempo al colaborador para que recapacite y posteriormente, en un día distinto, puedes ofrecer ayuda ó guía de cómo puede mejorar.

El tema de retroalimentación debe verse siempre de un punto de vista positivo y nuestra actitud al momento de darla es la clave para que la persona la reciba de la mejor forma y logre obtener el máximo provecho de la misma.

   
   

Cursos del Mes Grupo Centra
   

Articulo Quincenal Grupo Centra
   

Contáctenos

(502) 2369-0585 (502) 2369-0813